Tamizador

Mediante los tamizadores, conseguimos separar las impurezas y desechar los grumos que puedan contener los productos en polvo a transportar o tamizar.

El equipo tamizador se alimenta por gravedad, o en línea al transporte neumático, bien por aspiración o por impulsión. En su interior, la carga es transportada por un sinfín hasta la zona de tamizado. En esta zona, por medio de palas centrifugas y una malla, el producto es filtrado a la tolva central, zona limpia.

En caso de que la granulometría del producto sea demasiado compacta o contenga cuerpos extraños, éste será transportado desde la zona de filtrado hasta la zona de rechazo, depositándose en el cubo de rechazo.

Los equipos se fabrican teniendo siempre en cuenta las necesidades específicas de cada producto y proceso, tanto a nivel de micraje como de caudal de paso.

Se disponen de varios modelos, dependiendo del sistema de transporte y producto a tamizar puede variar el micraje y la producción, siendo el equipo más estándar para una producción de 4.000 kg/h con una malla de 1.600 My en transporte por aspiración.

Consiguen optimizar los tiempos de trabajo al necesitar un mínimo mantenimiento.

tamizadores